A LA LUZ DE UN CANDIL

 
Cuando la luna aparece
y el sol va dando la espalda,
las estrellas parpadean
y el pueblo entero descansa,
sola, a la luz de un candil,
sigue trabajando un alma
  
Un alma que un dia quiso
vivir la luz de la noche,
conversar con el silencio
y tañir una guitarra
cuyas cuerdas, rotas ya,
solo para ella sonaban
  
Un alma entre cuyas manos
el lápiz se troca en lengua
y le cuenta, con caricias,
sus desgracias a un papel;
y llorando los dos juntos
sufren y rezan por él.
 
Por el dueño de ese alma
que con lápiz y papel
quiere dejar testimonio
de una vida, de un querer,
de unos amigos leales
y de otros que, tal vez,
si hubiese llegado arriba
hoy estarían con él
 
J.J. Sánchez (1981)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: